miércoles, 22 de noviembre de 2017

CACyPMx. Resiliencia en niños de contextos vulnerables Dra. Gabriela Morelato

En este video la Dra. Morelato nos da a conocer las características de la resiliencia y nos proporciona algunas recomendaciones para formar niños más resilientes.


Video

martes, 14 de noviembre de 2017

El estudio de la gentrificación. Dra Minerva Ante Lezama

Te invitamos a ver la última entrega de nuestra entrevista con la Dra. Minerva Ante Lezama, en el que nos comparte sobre algunas zonas de la Ciudad de México influenciados por la Gentrificación

miércoles, 8 de noviembre de 2017

¿qué es la Gentrificación? Dra. Minerva Ante Lezama

El dia de hoy te invitamos a conocer un aspecto que está impactando a la sociedad: La #Gentrificación, conoce qué es y de donde surge su estudio por la Dra. #MinervaAnteLezama



Da click en el siguiente link y conoce mas al respecto!

martes, 22 de agosto de 2017

Los valores en niños mexicanos y franceses

José Luis Valdez Medina, Norma Ivonne González-Arratia López, Claudia Cambrón Chi y Zaira Paulina Sánchez Valdovinos

En esta investigación se pretendió realizar una comparación entre niños mexicanos y franceses para detectar cuáles son aquellos valores que guían su conducta.

Se hizo una comparación de los valores morales en niños (de 10 a 12 años), de México y Francia. El estudio se realizó con 202 niños mexicanos y 118 franceses inscritos en quinto y sexto año de educación primaria, utilizando el instrumento de valores de Valdez Medina (2001). Las aplicaciones se hicieron de forma colectiva en los salones de clase.

Recuperado de:
 http://www.teorema.com.mx/energia/mexico-y-francia-firman-acuerdo-de-colaboracion-energetica/
¿De dónde surgen los valores?

Desde su nacimiento, el ser humano se incorpora al medio familiar y al mundo sociocultural, los cuales a partir de ese momento y para siempre, influirán en él de muy complejas maneras como producto de la interacción (Grifa y Moreno, 2001).

Antaki (1999) dice que las personas se forman fundamentalmente en tres lugares: la familia, la escuela y la calle. En este sentido, las primeras interacciones del niño ocurren con la familia y aunque los padres ejercen una influencia importante en la vida de sus hijos, las relaciones con otros niños, tanto en el hogar como fuera de él, también son importantes desde la infancia (Papalia y Wendkos, 2001).
Por esto, los valores que guían la conducta de los niños se encuentran muy relacionados con los de los adultos, especialmente de sus cuidadores y de los compañeros que son importantes para él (Piaget, 1965; Freud, 1958; Kohlberg, 1966; Hofman, 1970).

Puede afirmarse entonces que los valores no surgen de manera espontánea e individual, sino que van construyéndose con el tiempo, dentro del marco social, en donde la cultura y los mecanismos de socialización juegan un papel fundamental (Valdez-Medina et al., 1996; 1998; 2000; 2001).

Recuperado de:
 http://conceptodefinicion.de/valores-humanos/
 Así, los valores son vistos como una serie de creencias más o menos estables que se encuentran ligadas entre sí, que conforman una estructura de información psicosocial íntimamente relacionada con la personalidad y que tiene efectos directos en el comportamiento (Valdez-Medina et al., 1998), que a su vez, son compartidos por una comunidad razonablemente homogénea, conformando la moralidad de los pueblos; que comúnmente se sostiene gracias a la cultura en la que viven las personas (Savater, 2000).

RESULTADOS

Los resultados muestran que sí hubo diferencias en cuanto a los valores que guían la vida de los niños, encontrándose que los mexicanos se orientan por valores asociados al trabajo, en comparación con los franceses que se guían más por los relacionados con el altruismo.

Al comparar los valores por sexo en cada cultura, se observó que las niñas mexicanas se ubican como más educadas que los niños. Asimismo, en el caso de Francia, fue interesante observar que los hombres se mostraron más cercanos a los afectos y las buenas costumbres que las niñas, lo cual es ampliamente contrastante con lo observado en los niños mexicanos.

Recuperado de:
 http://elmanana.com.mx/noticia/127367/Persiste-desigualdad--entre-nios-mexicanos.html
También, puede observarse que existen elementos comunes entre los valores de los niños mexicanos y los franceses (valores éticos o universales). Sin embargo, los valores éticos o propios de la cultura permiten ver que aun cuando México es una sociedad comunalista y Francia se identifica como una sociedad individualista, es muy interesante haber encontrado que el altruismo es un valor que guía de manera importante la conducta de los niños franceses.

Confirmándose que, a pesar de que cada día hay una mayor tendencia a lograr la globalización u homogenización de las culturas (FernándezChristlieb, 2000), todavía hay diferencias que prevalecen y que las hacen en esencia distintas, mostrando un importante efecto en la vida de cada uno de sus miembros.


Recuperado de: http://www.venezuelaenhoustonlarevista.com/articulos/salud/los-ninos-franceses-no-necesitan-medicamentos-para-controlar-su-conducta/

Si te interesa leer el artículo completo, te invitamos a dar clic aquí: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=10415203

jueves, 16 de marzo de 2017

Apatía, desmotivación, desinterés, desgano y falta de participación en adolescentes mexicanos

APATÍA, DESMOTIVACIÓN, DESINTERÉS, DESGANO Y FALTA DE PARTICIPACIÓN EN ADOLESCENTES MEXICANOS


Yessica Paola Aguilar Montes de Oca, José Luis Valdez Medina, Norma Ivonne González Arratia López Fuentes, Sofía Rivera Aragón, César Carrasco Díaz, Alma Gómora Bernal, Anel Pérez Leal, Samantha Vidal Mendoza.

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE MÉXICO

El objetivo de investigación fue explorar las causas que originan apatía, desmotivación, desinterés, desgano y falta de participación en adolescentes mexicanos. Participaron 200 adolescentes de 13 a 15 años, hombres y mujeres. Se administró el Cuestionario de Causas de la Apatía.
¿QUÉ ES APATÍA?

Etimológicamente, el término “apatía” se deriva del latín apathia, y este del griego, que significa “ausencia de pasiones, emociones, sentimientos o enfermedad” (Real Academia Española, 2001). La apatía es así definida como la impasibilidad del ánimo y dejadez, indolencia, falta de vigor o energía (Abbagnano, 2004).

Recuperado de:
http://conceptodefinicion.de/wp-content/uploads/2015/07/antipatia.jpg
Al respecto, autores como Negrete y Leyva (2013) y Valdez y Aguilar (2014) proponen que este fenómeno social puede deberse a diversos factores, como la falta de oportunidades laborales, el limitado acceso educativo, la falta de recursos económicos, la insatisfacción personal, la inseguridad y la pérdida del sentido de vida de los adolescentes.

Messing (2009), señala que el uso de mensajes que promueven el consumismo, el individualismo, la mediocridad y el control externo de la conducta. De esta forma, las características académicas y laborales del mundo actual han afectado profundamente a los individuos, principalmente a los más jóvenes, quienes manifiestan desmotivación, insatisfacción y apatía.
Recuperado de:
 http://www.larealidadinventada.com/wp-content/uploads/2015/10/sociedad3.jpg

Flores, González y Rodríguez (2013) añaden que actualmente los adolescentes se muestran apáticos hacia el estudio y esperan ser motivados por sus padres o por sus docentes para despertar y mantener el interés por aquél, lo que representa un riesgo en cuanto que implica el otro polo de la apatía: la agresión rebelde.

RESULTADOS

De acuerdo con los resultados obtenidos se encontró que, en general, las áreas que más producen apatía son las relacionadas con la convivencia familiar, las labores escolares, las labores domésticas, la actividad física, la desilusión, las agresiones, el ocio, la injusticia, la frustración y la inseguridad.

Se observó que los adolescentes prefieren no participar en la dinámica familiar, los quehaceres domésticos, la escuela, las actividades físicas y religiosas, quizá porque consideran que no redituarán algo a su vida, tanto en lo biológico (sobrevivir), como psicosociocultural (ser más y mejores que otros y que sí mismos).

Recuperado de: http://www.adipiscor.com/img/uploads/images/adictos_redes_sociales-0.jpg

De igual modo, se observa que una causa importante de desmotivación en los adolescentes es el sentimiento de no ser alguien en la vida y que la sociedad los critique. 

Si te interesa leer el articulo completo, da click aquí: http://www.redalyc.org/pdf/292/29242800010.pdf

martes, 14 de marzo de 2017

El autoconcepto en hombres y mujeres mexicanos


JOSÉ L. VALDEZ MEDINA Y NORMA I. GONZÁLEZ ARRATIA

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE MÉXICO


Entre las múltiples propuestas de definición hechas sobre el término, recientemente se ha escrito que el autoconcepto es una estructura mental, de carácter psicosocial, que se construye con base en la experiencia propia de los sujetos, y que está compuesta fundamentalmente por tres elementos: el físico, el conductual y el afectivo, reales e ideales, que permiten al sujeto interactuar con el medio interno y externo que le rodea (Valdez-Medina, 1994).

En términos generales, masculinidad y feminidad se definen como aquellos rasgos de personalidad que, teórica o empíricamente, distinguen a los hombres de las mujeres. Los rasgos femeninos, en diversas culturas, se refieren a un conjunto de características denominadas de relación, que incluyen la preocupación por los demás, la necesidad de ser uno con los otros, las expresivas, las de crianza o de protección, a diferencia de las características masculinas, entre las que se encuentran los aspectos agenciales dirigidos a un oficio o acción de autoprotección, orientados hacia metas instrumentales (Constantinople, 1973).

Recuperado de:
https://terapiayemociones.files.wordpress.com/2015/10/autoestima.jpg
RESULTADOS

De acuerdo con los resultados obtenidos, se observó que entre los niños y niñas (11 años) no hubo grandes diferencias significativas. Sin embargo, llama la atención el hecho de que las niñas se perciban más cariñosas que los niños.

En el caso de los jóvenes del grupo de 15 años, se obtuvo que las mujeres tienden a considerarse más honestas, estudiosas, obedientes, respetuosas, románticas, detallistas, sentimentales, cariñosas y responsables que los hombres quienes, en contraste, se percibieron más relajientos y agresivos que ellas.

En cuanto a los sujetos de 18 años, se encontró que las mujeres se consideran cariñosas y sentimentales, en comparación con los muchachos de esta edad, que tienden a definirse como más mentirosos e inteligentes.

Con relación a los sujetos de 24 años, las mujeres se perciben aplicadas, compartidas e inteligentes, en oposición a los varones que se creen activos, sinceros, mentirosos, leales, respetuosos, necios, detallistas, agresivos y bromistas. 

Recuperado de:
http://mqltv.com/wp-content/uploads/2016/04/hombremujer.jpg
En el caso de las mujeres de 45 años se observa que, nuevamente, tienden a percibirse detallistas y obedientes, en comparación con los hombres que se consideran agresivos y rebeldes. De la misma manera, pudo observarse que las mujeres de más de 65 años de edad se consideran más limpias, románticas y criticonas, en contraste con los hombres que se perciben más amables, activos, volubles, necios, desobedientes, buenos, acomedidos, estrictos, bromistas e inteligentes que ellas.

Al observar de manera general los resultados obtenidos de todos los grupos, resultó que las mujeres se consideran más románticas, detallistas, cariñosas, sentimentales y criticonas que los hombres, quienes se perciben más activos, mentirosos, necios, agresivos, bromistas, inteligentes y desobedientes que ellas.

Recuperado de: http://femeniname.com/wp-content/uploads/2015/01/hombres_mujeres_genero.jpg
Si te interesa leer el artículo completo, te invitamos a dar click aquí: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=10401606

martes, 28 de febrero de 2017

Resiliencia y factores protectores en menores infractores y en situación de calle

Norma Ivonne González-Arratia López Fuentes, José Luis Valdez Medina, Hans Oudhof van Barneveld y Sergio González Escobar.

Este estudio examina las características de resiliencia y su relación con algunos factores protectores, como hábitos de salud, autoestima, locus de control, enfrentamiento a los problemas y relaciones intrafamiliares en menores infractores y en situación de calle, con el propósito de identificar factores de personalidad con los que cuentan estos jóvenes para vivir bajo tales circunstancias. 

Se trabajó con una muestra de adolescentes que vivían en la calle, comparada con otro grupo de adolescentes que están en una escuela de readaptación de menores infractores, todos ellos del sexo masculino, de entre 11 y 23 años de edad.


Se considera a adolescentes en riesgo, a un menor que es infractor debido a que ha cometido algún tipo de delito, y en la otra, es un menor que hace de la calle su espacio de vida. Estos jóvenes son categorizados como grupos vulnerables.

Recuperado:
http://catrielinforma.com/wp-content/uploads/2013/09/jovenes-calle2.jpg
RESILIENCIA

Lo anterior lleva a pensar en la necesidad de estudiar a grupos de individuos que se encuentran en estas situaciones de riesgo, pero desde una perspectiva distinta, que es la resiliencia, la cual se enfoca en las capacidades, posibilidades, fortalezas y adaptación saludable, y provee un marco para que, más que centrarse en la patología, se estudien las condiciones que posibilitan un desarrollo más sano y positivo (Fiorentino, 2008).

En esta investigación se entiende que es el resultado de la combinación o interacción entre los atributos del individuo (internos) y los propios de su ambiente familiar, social y cultural (externos) que lo posibilitan para superar el riesgo y la adversidad de forma constructiva (González-Arratia, 2007).

Recuperado de:
 http://cdn.ecoportal.net/var/ecoportalesl-ES/Resiliencia-Los-12-habitos-de-las-personas-resilientes.jpg
¿QUÉ ES UN FACTOR DE RIESGO?

Un factor de riesgo hace referencia a situaciones contextuales o personales que incrementan la probabilidad de desarrollar problemas emocionales, conductuales o de salud (Rutter, 1985, 1999). Fernández (2004) señala que identificar y reconocer los riesgos de un individuo, grupo o comunidad significa poder estimar la probabilidad de que se produzcan daños (Hein, 2004; Jessor; 1993). El enfoque de riesgo asume que entre mayor es el conocimiento acerca de los eventos negativos, mayor probabilidad hay de actuar sobre ellos anticipadamente para así evitarlos cambiando las condiciones que exponen a un individuo o un grupo a adquirir enfermedades o sufrir daños (Rutter, 1985, 1999).

Recuperado de:
https://thumbs.dreamstime.com/z/corazn-factores-de-riesgo-62544704.jpg
FACTORES PROTECTORES

En cuanto a los factores protectores, estos son entendidos como las condiciones que impiden la aparición del riesgo, disminuyen la vulnerabilidad y favorecen la resistencia al daño. Se consideran como tales las fuerzas internas y externas que contribuyen a que la persona resista los efectos del riesgo, e implican variables genéticas, disposiciones personales y factores psicológicos, situacionales y sociales.

Dentro de los factores protectores considerados internos es posible distinguir variables tales como la autoestima, el locus de control, los estilos de afrontamiento y los hábitos de salud, que están presentes en las personas resilientes (Manciaux, 2003; Suárez, 1997; Wolin y Wolin, 1993). Entre los factores protectores externos o ambientales que promueven la resiliencia se destaca fundamentalmente la familia (Munist, Santos, Kotliarenco y cols., 1998).

Adolescentes de la calle

En México, se reporta un aumento de menores en la calle en los últimos años. La UNICEF, México y el Gobierno de la Ciudad de México registraron en el periodo de 1992 a 1995 a 13,373 menores que vivían o trabajaban en la calle, con un índice anual de crecimiento de 6.6 %. Los sistemas asistenciales, como el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), en el año 2000 tenía censados a 43,797 niños en la calle en todo el país.

Dentro de los factores protectores considerados internos es posible distinguir variables tales como la autoestima, el locus de control, los estilos de afrontamiento y los hábitos de salud, que están presentes en las personas resilientes (Manciaux, 2003; Suárez, 1997; Wolin y Wolin, 1993). Entre los factores protectores externos o ambientales que promueven la resiliencia se destaca fundamentalmente la familia (Munist, Santos, Kotliarenco y cols., 1998).

Recuperado de:
http://www.elpuntocritico.com/images/fotos2015/0415/infractores.jpg

Adolescentes infractores

En 2005, específicamente en el Estado de México, 12.2% de los infractores era varones adolescentes. Asimismo, las estadísticas judiciales en materia penal reportan una cifra de 10,640 sentenciados y registrados en los juzgados federal y de primera instancia en el año de 2009, así como un total de 2,326 procesados de entre 18 y 19 años de edad (INEGI, 2011).

Considerando que existen factores de riesgo y protección que actúan simultáneamente en el desarrollo de los jóvenes en estas condiciones, lo que hace que algunos sean más vulnerables que otros (Paludo y Koller 2005), cabe preguntarse acerca de la resiliencia en una muestra de jóvenes mexicanos que viven en la calle y de jóvenes que se encuentran internados en un centro de readaptación social.

RESULTADOS

En el caso de los jóvenes infractores, se encontró un elevado índice de consumo de alcohol y tabaco, lo que puede explicarse debido a que el consumo de drogas y alcohol ha tenido un considerable incremento en esta institución de readaptación social.

Los adolescentes que muestran un nivel bajo de resiliencia manifiestan mayor devaluación social, requieren cubrir mayores expectativas sociales y muestran más aspectos negativos en su autoestima y seguridad.

Los jóvenes de la calle consideran como uno de sus recursos psicológicos la unión y expresión (relaciones intrafamiliares) en mayor medida. Este hecho indica una diferencia importante entre las situaciones de riesgo; a pesar de que no cuentan con el vínculo familiar, desarrollan fuertes lazos de amistad y los amigos pasan a ser como una familia y una forma de ampliar su red de apoyo, alejándose así del sentimiento de abandono y soledad vividos (cfr. Munist y cols., 2007; Neiva-Silva y Koller, 2007).

Recuperado de: https://www.guiainfantil.com/uploads/ocio/dos-amigos-ilustracion-p.jpg
Los menores infractores muestran puntajes menores en las dimensiones de unión, expresión y aspectos positivos de la familia, lo que posiblemente se relaciona también con el papel que puede desempeñar la familia en la delincuencia. La desorganización familiar y la falta de comunicación entre padres e hijos son elementos que potencialmente se relacionan con la delincuencia juvenil, al menos en México. Así, las condiciones desfavorables o adversas en el hogar pueden llevar incluso a que la familia funcione como un factor criminógeno.

El estudio evidenció diferencias estadísticamente significativas entre los participantes con altas puntuaciones en resiliencia, quienes mostraron relaciones intrafamiliares más favorables (unión y expresión) y locus de control interno, mientras que el grupo con baja resiliencia presentó menor autoestima, mientras que una menor resiliencia se asocia con mayor inseguridad, devaluación, expectativas sociales y aspectos negativos de la autoestima.

Recuperado de: http://juanmateo-online.com/wp-content/uploads/2015/05/autoestima.jpg